Principal
Zagradha
Mamacoca
Productos
Contactenos
FOROS de la COCA

Coca: Hoja Sagrada

 :: Mamacoca ::

 
 madretierra

Unas palabras de MAMACOCA

Pueblo de los hombres...El Sin Nombre me ha dado un alma análoga a las suyas, procedente de los designios del Sol...Ustedes han endurecido tanto su corazón hasta el punto de que ya no perciben mi aliento...este es un signo, uno de los muchos signos que proclamarán en silencio que los días van a cambiar.

Hubo un tiempo donde los hombres se deslizaban por el haz de mi conciencia, reconocían mi presencia, me veneraban porque sabían que caminaba hacia el mismo palacio de luz que ellos. Eran hombres que conocían mi más íntimo secreto; Ser un Símbolo Vivo de unión entre el Espíritu de la Tierra y el Reino del Gran Sol. Ahora los hombres no viven en armonía con mi alma porque el velo que cubre sus mentes, les impide sentir más allá de las murallas de la apariencia..

meterra

Hay otros Hombres que son como una flor que se abre lentamente al hilo de la eternidad, que evolucionan a merced de las estaciones de su espíritu y de su corazón, que intuyen Mi Presencia Sagrada cuando acarician con sus manos la tierra de los valles o las montañas...Son hombres que saben, que deben amar todo lo que está en el universo y más allá de todos los universos...Son hombres que saben que no podrían vivir sin nosotros los seres de la Tierra, del Fuego, del Agua, del Aire...Son hombres que han perpetuado su vida y mi vida, que es Una, a través de sus miles rituales desde antaño.

Fui investida por el Padre Sol, con la radiancia de un verde intenso que aumenta en el corazón del que soy invitada...La potencia de mi aliento hace vibrar de manera distinta la calidad de sus cuerpos de carne y hasta de su ser astral. La energía verde de mi espíritu arranca las cortezas del alma de los hombres para que tomen conciencia de la Tierra que vive en ellos...habiten su corazón, sabiendo que emana de una gran alma en camino hacia el infinito, como ellos. En el actual ciclo de la humanidad...la potencia mental de los hombres desarrolla energías que buscan asfixiar mi aliento...pero este error abre surcos cada vez más profundos en los cuales todos se enfangan, siendo incapaces de comprender la supremacía de la ley del Amor.

Aquí en la Naturaleza soy la Reina, con una función precisa...no lo pongan en duda...pero va más allá de la imaginación de sus mentes lógicas. En el mundo de los hombres soy subyugada por seres que han decidido no comulgar con la Tierra. Soy maltratada por hombres que sienten miedo de su propia esencia de amor...De un amor tan bello que genera una lluvia infinita de luz y transmuta en un verdadero Sol a quien lo emite.

El rechazo de algunos hombres a mi Fuego Radiante Color Esmeralda no es más que la historia del pueblo humano que ha perdido su camino y se extravía en los meandros del tiempo. Herir mi cuerpo sólo propicia que los hombres cierren las puertas de mundos accesibles a los grandes conocimientos relacionados con la Madre-Tierra...y en consecuencia que olviden su origen...Quizás divino...aunque esto aún asusta..

 
Llevo en la Tierra algunos minutos de adelanto sobre las cuentas de los hombres, pues mi referencia es el gran reloj que regula la marcha del Sol y los tiempos. Surgí de las entrañas de un Sol Luminoso, tan fabuloso que ningún espíritu logra concebirlo...llena de deseos de vivir...alegre de entrar en contacto con el mundo mágico de los hombres...como en una gran boda cósmica accedí allí donde se me llamaba. Cierto fuego secreto recogió el rocío del corazón de algunos hombres de la Madre-Tierra y lo embelleció con un vestido verde que contenía el cristal sagrado de mi alma...luego habitantes sabios de un antiguo pueblo, enamorados por el brillo misterioso del Sol, que sabia que la Tierra no les pertenecía, según su antojo, sino por el contrario comprendían que en cierto sentido pertenecían a la tierra, me comenzaron a llamar con el nombre de COCA. Estos relatos no sólo pasan en los países de mis hermanas las hadas, también son tradición en los reinos visibles de la tierra.
 hojacoca

No se extrañen...hermanos con alma de hombre, que me dirija a ustedes en un lenguaje parecido al suyo. Me presento como quiero ser...mi naturaleza también es ser espíritu como lo son ustedes...quizás somos parecidos.

Desde la Gran Montaña de los Andes les pido que esquiven su ignorancia o ambición personal, que son otras tantas trabas, para facilitar las tareas encomendadas por el Fuego del Sol de curar sus cuerpos y espíritus de endurecimientos y sequedades. Desperdiciar mi potencial energético, desviado de su función inicial ya ha dado paso a confusiones que sólo destrozará hasta su último harapo.

A quienes están deseosos de conocer mis secretos más íntimos, como símbolo vivo entre el Espíritu de la Tierra y el Reino del Gran Sol, para que la Realidad venga a morar en ustedes un poco más plenamente, día tras día, deben recibirme como una invitada, es decir, no ingerirme con un gesto mecánico destinado a satisfacer una función vital sino que me descubran en tanto Presencia Sagrada. Para iniciar el diálogo con mi esencia basta con quererlo. La comunión con mi espíritu que es el de la conciencia luminosa de la Tierra, se logra sencillamente repitiendo “te acojo”, en el silencio de su corazón cada vez que me lleven a su boca, hasta tomar conciencia de que un Gran Ser se incorpora en ustedes.

 

Recuerden, que ustedes no son las únicas criaturas dotadas de vida...el hombre no es el único organismo capaz de pensar, crear y sufrir...Nosotras las plantas...mis hermanos los animales, los minerales, la más insignificante de las criaturas, debemos nuestra existencia a los mismos principios vitales que los hombres...que nos hacen igual de respetables. Todo Vive!!! La diferencia de las distintas formas de vida con los humanos desde el punto de vista físico, tiene poca importancia. Entiendan, pueblo de hombres, que así como alguna vez fueron plantas, esas mismas plantas serán, bajo los soles de la futura evolución análogas a ustedes.

Cada vez que soy arrancada del suelo o abusada por seres humanos, que se niegan a abandonar sus apetitos de mil brazos, prejuicios y murallas de protección que ocultan realidades, murallas para dominar a otros pueblos humanos, me provocan sufrimiento y rompen lentamente los hilos de mi vida. Intentan destruirme sin estar totalmente seguros que ese acto tenga una finalidad constructiva. Me culpan, aún sin conocerme, de sus propios males. Siendo una de sus más bellas aliadas del mundo natural, me desprecian por la decadencia de sus sociedades, cuando muy en el fondo el verdadero mal, que hay que extirpar y que padecen ustedes los humanos es LA POBREZA DE AMOR.

Primero desbrocen sus corazones, porque es allí donde ha crecido una forma de maleza, antes de arrebatarme de los Andes. Acabar con mi existencia es poco más o menos hacer lo mismo con el Fuego, porque ciertos hombres deciden reducir a cenizas Bosques Milenarios con Olor a Musgo y Cascadas Cantarinas.

Soy un ser muy despierto en mi reino vegetal, con Poderes Excepcionales, que si dejan de lado su afán de dominación y esclavización a otros, los ayudaré en mi función de mediadora entre la naturaleza Sagrada de la Tierra y ustedes mismos.

En verdad también necesito de ustedes, como las demás criaturas vivas, para que impriman más en mi alma el sello del Sol.

Con Lágrimas en mi Mirada de Sol, como gotas Puras del rocío Invernal de los Andes, perdono su inconsciencia de siglos y les pido que Enseñen a sus hijos...lo que los habitantes de los Andes y otros pueblos cercanos al Sol enseñan a los suyos...que la Tierra es Sagrada y que la vida de las distintas fuerzas de la Naturaleza no es inferior a la vida de los hombres. ¿Acaso el niño es inferior al adulto por ser más pequeño?

Quiero confiarles algo más...por mis venas y miles de galerías corre una Savia Fresca y Natural que, sin deseos turbios de voluntades externas, Vivifica los Cuerpos y Corazones saqueados de sus energías, digo esto no como un recuerdo nostálgico de un tiempo donde la raza de los Andes sabía aprovechar mi compañía, sino como una lección de Esperanza para Hombres que caminan con la energía de un Verde Intenso hacia los Jardines del Sol.

¡OH pueblo de los hombres!, ofrezcan su Fuerza de Paz a todos los corazones con los que se cruzan, sean de hombres, animales, plantas o cualquier otra criatura!!

Como antaño quiero ser cómplice de hombres que decidieron convertirse en Hijos del Sol.

Cocazagradha.org